Viernes 18 de Mayo de 2012 22:23

Campañas en defensa de los océanos de Sea Shepherd

por  Planeta Buceo
Vota este articulo
(6 votos)

Desde su inicio, Planeta Buceo ha seguido y difundido la labor del capitán Paul Watson. Ahora es el momento de colaborar al máximo con este grupo conservacionista para dar a conocer la lucha de los voluntarios de Sea Shepherd contra los saqueadores de nuestros océanos.

 

 

 

 

6 de Marzo de 2015


VICTORIA JURÍDICA PARA EL ATÚN ROJO Y SEA SHEPHERD
 

Comentario Capitán Paul Watson
 

El 17 de junio de 2010, la Operación Blue Rage de Sea Shepherd interceptó una operación pesquera ilegal de atún rojo frente a la costa de Libia, dos días después del cierre de la temporada de pesca. Investigamos la captura y hallamos cientos de atunes rojos de talla inferior. Los pescadores se negaron a mostrarnos la documentación. Cuando pedimos hablar con el observador oficial a bordo nos dijeron que no había ninguno. Pocos minutos después nos dijeron que había un observador y por radio un hombre se presentó como el “observador oficial”. Pedimos su nombre y autorización. Se negó a proporcionarla.

 

Decidimos que los atunes en la red habían sido capturados ilegalmente y enviamos a nuestros buzos para que cortaran la red y liberaran a unos 800 atunes rojos.

 

En julio de 2011, al cabo de poco más de un año, cuando el barco de Sea Shepherd Steve Irwin se encontraba en Escocia preparándose para partir hacia las islas Feroe, un tribunal escocés impuso una fianza de 530.000 libras esterlinas por mi barco para cubrir la demanda presentada por la compañía pesquera maltesa Fish and Fish.

 

El 25 de junio de 2012, Sea Shepherd ganó el caso cuando el tribunal falló en contra de Fish and Fish. Se ordenó que nos devolvieran la fianza y a Fish and Fish se le ordenó pagar las costas legales.

 

Fish and Fish apeló y en mayo de 2013 el Tribunal de Apelaciones británico aceptó el caso. En noviembre de 2014 tuvo lugar la vista oral en la Tribunal Supremo británico.

 

Hoy se ha resuelto el caso. El Tribunal Supremo ha tomado una decisión. La Sea Shepherd Conservation Society ha ganado y Fish and Fish ha perdido y ahora tiene que pagar las costas legales de Sea Shepherd y que se estiman en unos 250.000 dólares americanos. Además, se nos devolverá la fianza de unos 800.000 dólares.

 

Sea Shepherd seguirá sus campañas para defender al atún rojo de furtivos como Fish and Fish.

 

Foto: El Steve Irwin embiste una red llena de atunes rojos capturados ilegalmente.  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

14 de Diciembre de 2013


Comienza la Operación Relentless en defensa del santuario de ballenas Antártico
 

¡Ha llegado el momento! La flota de Sea Shepherd ha partido ya está preparada para partir en la Operación Relentless. El próximo lunes 16 de diciembre el Steve Irwin y el Sam Simon partirán de Williamstown. El Bob Barker partirá de Hobart el miércoles 18 de diciembre. La tripulación formada por 100 voluntarios procedentes de 24 naciones ya está preparada para enfrentarse a los cazadores furtivos de ballenas japoneses y detener su matanza ilegal prevista de más 1.000 ballenas incluidos 935 rorcuales aliblancos protegidos, 50 rorcuales amenazados de extinción y 50 ballenas jorobadas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

16 de Septiembre de 2013


Continua la matanza de delfines en Taiji (Japón)
 

La cala ha vuelto a teñirse de rojo hoy después de que la familia compuesta por 13 delfines de Risso fuera asesinada brutalmente. Los bebes aterrorizados tras presenciar la masacre de sus familiares fueron devueltos al mar, donde no tienen ninguna posibilidad de sobrevivir sin sus madres.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

27 de Julio de 2013


"Empty the Tanks" mobiliza a la multitud para oponerse a la industria de ballenas y delfines cautivos
 

Con impactantes películas documentales como The Cove y Blackfish liderando el camino, el mundo está considerando si es ético, e incluso seguro, tener mamíferos marinos sensibles en cautividad. Con el estreno mundial hoy de Blackfish, una historia real sobre las orcas en cautividad, la incipiente activista Rachel Greenhalgh, una voluntaria de la Sea Shepherd Conservation Society quien ha estado sobre el terreno por los delfines en Taiji, Japón, está aprovechando este impulso para educar y unir al mundo para "Vaciar las Piscinas" (Empty the Tanks) el 27 de julio de 2013 y deje de acudir a los parques marinos.

 

El objetivo del día mundial Empty the Tanks concienciará mejor sobre lo que les ocurre a ballenas y delfines en cautividad con el fin de acabar con esta industria. Lanzada en abril, la campaña Empty the Tanks se ha multiplicado en tamaño e incluye seguidores de todo el mundo en Japón, Argentina, Canadá, Australia y Estados Unidos, por mencionar solo algunos. Las manifestaciones tendrán lugar en 24 lugares en 11 países.

 

Empty the Tanks no es un movimiento radical que pida la liberación de todas las ballenas y delfines cautivos. Aunque muchos de estos animales son candidatos perfectos para ser liberados, hay otros que seguramente no sean aptos para el mar abierto y deberían ser retirados a jaulas marinas donde puedan disfrutar el resto de sus días en agua marina natural, y lo más importante, sin tener que realizar espectáculos para divertir a la gente.

 

Susan Hartland, Directora Administrativa de Sea Shepherd USA, expresó su apoyo a Empty the Tanks y la determinación de Rachel de unir a todos los ciudadanos compasivos de todo el mundo.

 

"Empty the Tanks es un ambicioso empeño por parte de una Guardiana de la Cala de Sea Shepherd que esperamos ponga el foco internacional como se merece sobre la cruel, y algunas veces peligrosa, industria de ballenas y delfines cautivos. Si parques marinos como el Sea World tomaran la iniciativa y aceptaran sufrir pérdidas y parar los espectáculos con delfines y ballenas como ha hecho el Acuario Nacional de Baltimore, finalmente mostraría una tremenda responsabilidad corporativa. Sin embargo, creo que hará falta mucho tiempo, la indignación pública y la perseverancia antes de que llegue ese día.

 

Aunque Sea Shepherd es más conocido por su acción directa en alta mar, también mantiene varias campañas de educación y concienciación públicas con el fin de provocar legalmente un cambio allí donde la intervención no puede ser posible. Un buen ejemplo de ello es la inminente campaña anual Guardianes de la Cala, Japón - la zona cero para el comercio internacional de delfines y pequeños cetáceos. Siendo la primera organización que expuso con éxito al mundo el sanguinario comercio de delfines en 2003, la campaña Guardianes de la Cala de Sea Shepherd tiene como objetivo seguir arrojando luz y atrayendo la atención mediática a este negocio poco ético tras haberse diluido la expectación mediática creada inicialmente.

 

"La mayoría de la gente se siente tan cautivada por las ballenas y los delfines que aprovecharía cualquier oportunidad de verlos de cerca sin pararse a pensar que su entrada al parque marino tiene un efecto directo en el derramamiento de sangre en Taiji," decía Greenhalgh. .

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

17 de Marzo de 2013


La campaña para salvar las ballenas del Artico esta a punto de terminar

¡ACTUALIZACION TOLERANCIA CERO!

Por Paul Watson La campaña está llegando a su fin. El Steve Irwin, el Bob Barker y el Sam Simon y un centenar de oficiales y tripulaciones de Sea Shepherd llegará a Williamstown, Victoria, el miércoles 20 de marzo por la mañana.

 

No estaré a bordo de ninguno de los tres barcos cuando lleguen. No tengo ninguna intención de jugar al juego de la extradición con Japón. Han dicho que la próxima temporada regresarán para matar ballenas y eso significa que el año que viene regresaremos y que tengo intención de estar con mi flota. Ahora no puedo hacerlo a la espera de una audiencia para una extradición en Australia que podría llevar dos años mientras permanecería en una prisión australiana. Así que la mejor forma de proceder es seguir en el mar para poder regresar al Océano Austral para un décimo año de intervenciones contra las operaciones balleneras ilegales japonesas.

 

Para aquellos detractores que dicen que debería afrontar las consecuencias, todo lo que puedo decir es que los japoneses destruyeron un buque de 1,5 millones dólares, que nos han embestido, que nos han disparado, que han herido a nuestra tripulación y que se negaron a responder por sus acciones ante las autoridades australianas y neozelandesas, así que, ¿por qué la gente espera a que responda yo, en particular por las falsas acusaciones derivadas de una negociación con un cobarde y un traidor?

 

Si Japón busca saber dónde estaré el próximo diciembre, se lo diré. Estaré en la popa de su flota ballenera ilegal y de esa obscenidad flotante, la estrella de la muerte de cetáceos Nisshin Maru.

 

Nunca me he hecho ilusiones de que detener la matanza de ballenas en el Santuario de Ballenas del Océano Antártico iba a ser fácil. Conocía muy bien el poder económico y político de los balleneros japoneses cuando comenzamos nuestras campañas. Esperábamos que harían todo lo posible por detenernos y están gastando millones de dólares en hacer eso justamente, incluyendo el dinero que robaron de las víctimas del tsunami.

 

Sin embargo, después de una década, seguimos interviniendo contra ellos más eficaces año tras año y desde 2005 hemos salvado las vidas de más ballenas de las que han podido matar. Desde 2005, su objetivo han sido 8.280 ballenas. Han matado 3.635. Significa que no lograron matar a 4.645 ballenas.

 

En estos momentos la flota ballenera japonesa al completo se dirige a Japón. Para ellos, este año ha sido un desastre económico. Aunque consiguieron el 26% de su cuota la temporada pasada y solo un 17% hace dos años, estoy seguro de que esta temporada han logrado menos del 10% de su cuota.

 

La campaña ha sido un éxito increíble y nuestra tripulación internacional de voluntarios llegará el miércoles después de meses en el mar. Son hombres y mujeres apasionados y valientes que han servido a esta gran causa de defender con gran distinción el Santuario de Ballenas del Océano Antártico.

 

Sé que la policía federal australiana estará en el muelle esperando nuestros barcos y que esta será una gran oportunidad para mostrar los desperfectos que los balleneros han provocado a nuestros barcos. Qué lástima, Australia nunca pide a Japón que envíe a su policía para esperar a sus buques. Fueron los buques japoneses los que nos atacaron, los que estaban repostando ilegalmente sus buques en la zona del tratado, los que estaban desplegando personal militar en la zona del tratado y es la flota ballenera la que está incumpliendo una orden del Tribunal federal australiano - que significa que no pueden entrar legalmente en ningún puerto australiano. Fueron los japoneses los que destruyeron un barco, hirieron a nuestras tripulaciones y embistieron nuestros barcos sin embargo quieren arrestarme en Australia y extraditarme a Japón por la acusación inconsistente de Peter Bethune de que yo le ordené abordar el Shonan Maru 2 para obstruir sus operaciones balleneras. Bethune consiguió negociar su sentencia suspendida a cambio de darles la excusa para ponerme en la Lista Roja de Interpol.

 

Y la parte graciosa fue que se me ve ante las cámaras advirtiéndole que no aborde el Shonan Maru 2.

 

Hoy revisé la Lista Roja. Criminales de guerra, asesinos en serie, pederastas, terroristas y luego mi cargo por invadir la propiedad privada y obstruir un negocio (mmm creía que se suponía que se trataba de investigación…). Nadie ha sido extraditado nunca por invadir la propiedad privada y obstruir un negocio.

 

Si esta es la justicia en el mundo de hoy en día, donde todos los países acuerdan respetar las peticiones políticas de extradición de los países extranjeros, pronto no quedará ningún lugar seguro para ningún activista. Pero tal vez sea eso lo que realmente quieren.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

22 de Febrero de 2013


Guerra sin cuartel en el Artico

¡ACTUALIZACION TOLERANCIA CERO!

La agresividad en el tráfico japonesa en las hostiles aguas lleva al cierre de las operaciones balleneras.

Comentario por el Capitán Paul Watson:

 

El capitán del buque factoría japonés Nisshin Maru perdió los estribos y lamentablemente, como todos hemos sabido hoy de forma muy dramática, la agresividad en el tráfico japonesa entre icebergs y bloques de hielo puede resultar un poco intimidatorio.

 

¿Por dónde empezar? No creo haber tenido nunca unas horas más trepidantes en los nueve años que nos hemos enfrentado a la caza de ballenas en el Santuario de Ballenas del Océano Antártico y sin duda nunca se había dado el día en que todos nuestros barcos fueran embestidos uno tras otro por el Nisshin Maru. También es la primera vez que hemos sido embestidos por el Nisshin Maru, y para colmo, el buque factoría japonés embistió cuatro veces y provocó desperfectos a su propio buque de abastecimiento Sun Laurel.

 

Estoy seguro que los japoneses justificarán la embestida de los cuatro barcos en alta mar como algo accidental, después de todo nada de lo que ocurre en el Santuario de Ballenas parece ser culpa suya. Pero, ¿cómo empezó todo?

 

Empezó cuando el Sun Laurel se aventuró deliberadamente al sur de los 60º, entrando en la Zona del Tratado Antártico con un cargamento de fuelóleo pesado (HFO) para el Nisshin Maru. Transportar HFO en las aguas protegidas de la Antártida es ilegal y también lo es transferir fuelóleo pesado a otro barco. La operación de repostaje estaba programada para ayer pero los tres barcos de Sea Shepherd, Sam Simon, Bob Barker y Steve Irwin, habían ocupado posiciones alrededor del Sun Laurel para bloquear cualquier aproximación del Nisshin Maru.

 

A las 02:30 horas, en la oscuridad, el Nisshin Maru y el carguero registrado en Panamá se aventuraron a entrar en los gruesos bloques de hielo en un intento por deshacerse de los barcos de Sea Shepherd. No fue un movimiento responsable. El Sun Laurel no es un buque clase hielo y no le corresponde transportar un cargamento peligroso en condiciones de hielo. Los barcos de Sea Shepherd mantuvieron su posición, dificultando al Nisshin Maru arrimarse a su carguero. Se advirtió al Sun Laurel que podría repostar al Nisshin Maru al norte de los 60º Sur sin embargo el Nisshin Maru insistió en ser repostado ilegalmente a unas 360 millas al sur de los 60º.

 

A las 10:20 horas, el Nisshin Maru se aproximó a la popa del Sun Laurel mientras los tres buques arponeros japoneses empezaban a moverse alrededor disparando sus cañones de agua contra los barcos de Sea Shepherd. Se les unió un cuarto buque japonés, el Shonan Maru 2, su buque armado de seguridad, el mismo que embistió y destruyó el Ady Gil de bandera neozelandesa en 2010. El Nisshin Maru se acercó todavía más, con los tres buques arponeros aproximándose por la aleta de babor del Steve Irwin.

 

A las 10:50 horas, con el Sun Laurel abriéndose paso por los bloques de hielo, el Nisshin Maru acortaba la distancia entre su proa y la popa del Steve Irwin. El Nisshin Maru siguió acercándose para intimidar a los barcos de Sea Shepherd y por supuesto que fue intimidatorio. El Nisshin Maru se elevaba ante nuestros barcos con una altura que superaba diez veces la nuestra.

 

A las 12:27 horas, el contramaestre en el carguero Sun Laurel advertía al Nisshin Maru que se detuviera porque estaba peligrosamente cerca sin embargo el buque factoría siguió acercándose, presionando al Steve Irwin entre su enorme casco y el costado del carguero. El Bob Barker se posicionaba entonces para defender al Steve Irwin intentando bloquear al buque furtivo japonés. Mientras esto sucedía, la tripulación del Nisshin Maru lanzaba granadas aturdidoras y alcanzaba con sus potentes cañones de agua tanto al Bob Barker como al Steve Irwin.

 

las 12:56 horas, el Nisshin Maru apareció por detrás del Steve Irwin golpeando al buque de Sea Shepherd dos veces, una por babor a la altura de la popa y de nuevo en el costado de babor, dañando la cubierta del helicóptero y empujando el Steve Irwin hacia el Sun Laurel. El Bob Barker se situó en el hueco para permitir al Steve Irwin salir del rumbo de la enorme proa del Nisshin Maru. Fue entonces cuando el Bob Barker era blanco del ataque de las granadas de aturdimiento y de los potentes cañones de agua, provocando una enorme nube de vapor que envolvió la mitad del barco y lo llevó a la deriva hacia el Nisshin Maru, que dirigió sus cañones de agua para inundar las salidas de escape en el motor principal.

 

El co-líder de la campaña Bob Brown había ordenado a la tripulación de Sea Shepherd no tomar represalias con bombas fétidas, pelotas de pintura o cabos para enredar las hélices. La tripulación cumplió las instrucciones y por tanto no pudo tomar medidas para disuadir el ataque del Nisshin Maru, solo pudo mantenerse firme en la medida de su capacidad. El Nisshin Maru se movió para distanciarse del Bob Barker y en su lugar golpeó la popa del carguero Sun Laurel. Lo golpeó cuatro veces, aplastando un bote salvavidas inflable y dañando el pescante de su bote salvavidas principal. También provocó daños en la superestructura y casco del Sun Laurel. "Esta clase de maniobra imprudente en torno a un carguero cargado al máximo es impensable," decía el Primer Oficial Carlos Bueno, 47, de España a bordo del Bob Barker. "El capitán del Nisshin Maru estaba tan obstinado en golpear al Bob Barker que estaba dispuesto a dañar al carguero y correr el riesgo de un derrame con tal de alcanzarnos. Fue increíble."

 

El Nisshin Maru abrió la separación entre el Sun Laurel y el Bob Barker y se estrelló contra la banda de estribor del barco de Sea Shepherd mientras rallaba aun la banda de babor del carguero San Laurel. La descomunal proa del Nisshin Maru se elevó por encima de las cubiertas del Bob Barker. Desde mi posición estratégica al otro lado del Sun Laurel, pude ver como el Bob Barker escoraba fuertemente 45º por su costado de babor mientras la imponente proa negra del Nisshin Maru derribaba el mástil de popa, destrozando el radar y aplastando las luces de marcha. La cubierta redonda de popa cedió y la cubierta del helicóptero se retorció mientras los ingenieros del Bob Barker reportaban una vía de agua en la sala de máquinas.

 

De repente, el Bob Barker perdía todo el sistema eléctrico. El Capitán Peter Hammaerstedt de Suecia, 28, pudo escuchar como el metal se desgarraba en la cubierta por encima del puente de mando mientras se derrumbaba el mástil de popa y el barco empezaba a escorar. "Nos iba a arrollar, el Nisshin Maru nos estaba empujando y estábamos indefensos," decía el Capitán Hammaerstedt. "Intenté mantener mi posición y pude emitir un mayday. Si hubiera empujado más, sin duda su enorme peso nos hubiera volcado pero frenó y la enorme ancla se balanceó contra nosotros como una bola de demolición."

 

El Nisshin Maru retrocedió cuando escuchó la llamada de auxilio e inmediatamente el Bob Barker empezó a evaluar los daños. El flujo de agua fue detenido en 15 minutos y los ingenieros devolvían la electricidad en media hora, dando al barco la capacidad para proseguir. El radar y las luces de marcha de estribor quedaban destruidas. "Fue increíble," decía la contramaestre del Steve Irwin, Sonia Hyppänen de Finlandia, 29. "El Nisshin Maru aplastó al Bob Barker como un tanque aplastando a un coche después de embestir su propio buque carguero. Ha sido la navegación más irresponsable que he visto nunca. Están siendo temerariamente agresivos y actúan como si sus acciones no fueran a tener consecuencias." Y probablemente no las haya. En 2010, el Shonan Maru 2 embistió deliberadamente y destruyó al trimarán de bandera neozelandesa Ady Gil. Luego se negaron a cooperar con los investigadores neozelandeses y no fueron sancionados.

 

El Nisshin Maru había tratado de intimidar anteriormente al buque de bandera australiana Sam Simon. Golpearon el barco por la popa y por los altavoces tuvieron el atrevimiento de ordenar al buque australiano que se alejara de las aguas territoriales australianas "por orden del gobierno de Japón". "Es como que están declarando soberanía sobre nuestra aguas territoriales," decía la cabo de mar Elissa Sursara, 25, de la Gold Coast, Queensland.

 

Durante la colisión, uno de los marineros filipinos a bordo del Sun Laurel arrojó una botella a uno de los tripulantes de Sea Shepherd en una pequeña embarcación hinchable. La nota decía: "Para el barco de investigación. Por favor: "May Day" "Ayuda" La tripulación no tenía conocimiento de este viaje antártico. La tripulación no quiere abastecer estos buques pesqueros. No podemos usar el teléfono así que no podemos hablar con la IMO. Por favor, tomen medidas lo antes posible. Gracias." También incluyeron una nota con una directriz de su capitán diciendo que no podían telefonear desde su barco desde el 20 de enero al 28 de febrero. La tripulación llevaba a bordo muchos marineros jóvenes asustados que no sabían que se dirigían a la Antártida y que no querían formar parte de la flota ballenera japonesa.

 

Algunos de los tripulantes en el Bob Barker les arrojaron seis camisetas de la tripulación de Sea Shepherd y aplaudieron cuando la tripulación filipina se las puso y les enviaron señales de aprobación con el pulgares en alto. Los tres barcos de Sea Shepherd habían mantenido sus posiciones y se había impedido que el Nisshin Maru repostara. La tarde llegaba a su fin mientras el Sun Laurel se dirigía hacia el norte, alejándose del Nisshin Maru con el barco de Sea Shepherd escoltándolo por seguridad.

 

El Bob Barker y el Steve Irwin siguen detrás del Nisshin Maru mientras éste se dirige al oeste. Todos los buques arponeros y el buque de seguridad del gobierno Shonan Maru 2 están dispersos y la flota ballenera al completo parece estar sumida en el cos total.1 ¿Lo intentarán mañana? Posiblemente, pero lo más probable es que no. Por lo que parece, el Sun Laurel está actuando como que ya ha tenido suficiente y puede que se dirija a casa. La mejor noticia de todas vino con la declaración de que el Instituto de Investigación de Cetáceos ha detenido temporalmente todas las operaciones balleneras.

 

Bien podría ser que esta temporada hubiera llegado a su fin y con suerte no tendremos que regresar la próxima si los balleneros japoneses deciden finalmente respetar la integridad y santidad del Santuario de Ballenas del Océano Antártico.1 Foto: ©Sea Shepherd/Glenn Lockitch 2013

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

15 de Febrero de 2013


Peticiones a la Casa Blanca (EEUU)

¡LLAMAMIENTO URGENTE A LA ACCIÓN: NECESITAMOS AYUDAR AL CAPITÁN WATSON!

Todavía faltan muchas firmas para llegar a las 100.000 necesarias. ¡Necesitamos vuestra ayuda! Por favor, REGÍSTRATE (no es necesario ser ciudadano estadounidense) en el sitio web y FIRMA LA PETICIÓN. Recuerda compartir y difundirla!!

http://wh.gov/VnRf

 

Esta otra es para solicitar al Presidente Obama que tome medidas para impedir que Jápón pueda seguir matando ballenas impunemente en el Santuario Artico

http://wh.gov/Vnbu

 

¡Gracias en nombre del Capitán Watson!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

1 de Febrero de 2013


Actualización Operación Tolerancia Cero

Vía Paul Watson: "Un gran día. El Bob Barker se ha deshecho del Shonan Maru 2 y el Shonan Maru 2 ha provocado un incidente internacional con Australia después de violar la Zona Exclusiva Económica australiana. El Bob Barker y el Sam Simon están libres sin nadie a su cola, igual que el Brigitte Bardot. El Yushin Maru #1 sigue de cerca al Steve Irwin. El Nisshin Maru, junto al Yushin Maru 2, sigue a la fuga. Si se detienen, Sea Shepherd se les echará encima. Se prevé mal tiempo para las próximas 36 horas, lo que es una excelente noticia para las ballenas. Hemos tenido un mes de enero sin muertes y febrero empieza perfectamente de cara a nuestro objetivo para la Operación Tolerancia Cero de cero muertes. Otra buena noticia es que Sea Shepherd ganó los 25.000€ con Richard Dean Anderson en el concurso de famosos que acabó ayer. Hoy también se ha dado a conocer que Japón ha pasado del vigésimo segundo lugar a la 58º posición con respecto a la libertad de prensa. El gobierno japonés está encubriendo totalmente los daños y amenazas de Fukushima."

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

26 de Enero de 2013


Se necesitan voluntarios para ser Guardianes de la Cala en Taiji.

Estos últimos 8 días se han producido 7 matanzas de delfines consecutivas, totalizando cerca de 260 los delfines masacrados en manos de los asesinos de delfines de Taiji. Mientras la cifra de muertes sigue aumentando y la temporada de matanza tiene previsto durar hasta marzo, se hace vital la necesidad de tener más individuos en Taiji para que se unan como Guardianes de la Cala. Por favor, ¡para más información envía un correo a Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla !

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

12 de Enero de 2013


  • ¿Por qué los tiburones no están protegidos?

    La Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN incluye a 68 especies de tiburón como en peligro de extinción o en peligro crítico sin embargo la falta de regulación de los conflictos de intereses y las votaciones secretas dentro de la CITES impiden que ningún tiburón reciba protección. Ya va siendo hora de cambiar las cosas: http://chn.ge/UUa62e

     

     

18 de Diciembre de 2012


Financiación de la matanza de delfines en Taiji.

Sea Shepherd Hong Kong desglosa la financiación de la matanza de delfines y su relación con IMATA (Asociación Internacional de Entrenadores de Animales Marinos), cuya conferencia anual tuvo lugar entre los días 2 y 7 de diciembre en Hong Kong.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

12 de diciembre de 2012


Operación Paciencia Infinita (Taiji, Japón)

‎Hoy 100 delfines mulares aguardan su horrible destino: la muerte o la esclavitud. La avaricia de los asesinos de delfines quedó claramente manifiesta logrando cercar hasta el último de los delfines en la cala de la muerte. Entre el grupo se encuentran multitud de bebés y juveniles con sus madres. Muchos de estos delfines jóvenes, que tendrían que haber sido las generaciones futuras de su especie en su hábitat natural, serán secuestrados a sus familias y enviados a parques marinos, delfinarios o programas de terapia asistida con delfines en todo el mundo. Aquellos que no sean elegidos para la cautividad serán masacrados para consumo humano o la realización de piensos.

 

¡Los Guardianes de la Cala hacen un llamamiento a la acción desde Taiji para pedir que te movilices! Envía faxes, cartas, correos electrónicos y llama por teléfono y, si tienes la oportunidad, únete a los Guardianes de la Cala en Taiji para poner fin de una vez por todas a esta cruel matanza: "Solo hay 4 Guardianes de la Cala en el terreno, ¡necesitamos toda VUESTRA ayuda para que corra la voz y poner fin a estas batidas de caza y al comercio de delfines cautivos!"  http://www.facebook.com/viajesbuceo?ref=hl#!/SeaShepherdCoveGuardiansOfficialPage

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Comentario del capitán Paul Watson donde explica la próxima campaña contra los balleneros japoneses

Los balleneros japoneses se preparan para su última batalla en la Antártida.

La Sea Shepherd Conservation Society informa que Japón tiene intención de regresar al Santuario de Ballenas del Océano Antártico la próxima temporada. Fuentes en Japón nos han informado que la flota ballenera está tratando de disuadirnos de que no enviemos nuestros buques para intervenir contra la flota ballenera. La noticia llega en el marco de los informes actuales en los medios de comunicación que afirman que, por primera vez en 25 años, puede que esta temporada Japón no cace ballenas en el Santuario de Ballenas del Océano Antártico debido a las reparaciones que precisa el Nisshin Maru.

 

Sea Shepherd ha tenido a la flota ballenera bajo observación y los buques están siendo preparados y equipados para regresar al Océano Antártico. La Agencia de Pesca japonesa ha recibido financiación para la próxima temporada sin embargo todas las señales parecen indicar que los balleneros no podrán sobrevivir a otra temporada de pérdidas si Sea Shepherd obstruye de nuevo sus operaciones. Esta temporada supondrá el noveno año desafiando a los balleneros japoneses en alta mar.

 

"Ahora tenemos cuatro barcos, una tripulación internacional de 120 voluntarios, dos helicópteros y sofisticados drones. Nunca hemos sido tan fuertes ni hemos estado mejor preparados y estamos completamente seguros de que podemos evitar que los balleneros japoneses capturen una sola ballena esta temporada," decía el Capitán Paul Watson. "Actualmente Sea Shepherd tiene una flota mayor y mejor equipada que la de los balleneros japoneses."

 

Sea Shepherd aconseja a los balleneros japoneses que no regresen al Océano Antártico y que abandonen sus operaciones. "Los japoneses no solo van a perder decenas de millones de dólares en la próxima temporada," decía el Capitán Watson. "Van a ser humillados, por tanto les conviene no regresar porque estoy completamente seguro de que la Operación Tolerancia Cero de Sea Shepherd conseguirá que no maten a una sola ballena."

 

 

1 de Septiembre de 2012


Comentario del capitán Paul Watson donde explica su situación jurídica actual y su futura estrategia en defensa de los océanos

De lo que más orgulloso me siento en mi larga carrera es del hecho de que después de 35 años de intervenciones para defender la vida marina no hayamos herido a nadie y que después de cerca de 350 viajes nadie de mi tripulación haya resultado gravemente herido. También me siento orgulloso de, aun habiendo intervenido agresivamente contra balleneros ilegales, cazadores de focas, asesinos de delfines, pescadores de redes de deriva, arrastreros, asesinos de tortugas y otras operaciones destructoras de la vida marina, siempre lo hayamos hecho dentro de los límites que marca la ley.

Hemos puesto en marcha y llevado a cabo ocho campañas para enfrentarnos a los balleneros japoneses que operan arrogantemente en el Santuario de Ballenas del Océano Antártico sin haberles causado una sola lesión ni provocado desperfectos a sus barcos. Por el contrario, los balleneros nos han disparado, han embestido nuestros barcos y han destruido completamente uno de nuestros barcos sin consecuencias legales. Los hemos tocado económicamente bloqueando su capacidad para matar ballenas y el logro del que me siento más orgulloso es que gracias a nuestras intervenciones unas 4.000 ballenas estarían hoy muertas de no haber sido por los valerosos esfuerzos de mis increíbles tripulaciones.

Nuestro objetivo desde el comienzo de la campaña fue hundir económicamente a la flota ballenera japonesa. Y lo hemos logrado. Los hemos llevado a la bancarrota y los hemos endeudado; y la flota ballenera, hoy más débil que nunca, sobrevive solo gracias a los enormes subsidios del gobierno japonés.

Nunca he albergado la ilusión de que enfrentarnos a una de las mayores superpotencias mundiales no tendría consecuencias, en especial después de haberlos humillado en el mar, superado en la estrategia y expulsado del Santuario de Ballenas del Océano Antártico negándoles las cuotas y destruyendo sus beneficios.

Y por supuesto, los dos acontecimientos que no pudieron preverse en nuestra estrategia global son los que nos han causado el mayor de los problemas.

El primero es el tsunami japonés.

De los cientos de millones de dólares donados procedentes de todo el mundo para las víctimas de ese desastre, se destinaron cerca de 30 millones de dólares a los balleneros para luchar contra la Sea Shepherd Conservation Society. Sin duda, no es donde la gente pensó que irían destinadas sus donaciones. Reconstrucción de las casas, alimento, medicinas, reparación de la infraestructura sí, pero ¿para subvencionar las operaciones de los balleneros para seguir matando ballenas en un santuario?
¿Quién podía prever una traición a la confianza así?

Con ese dinero los balleneros han contratado compañías de relaciones públicas, aumentado la seguridad e iniciado demandas sin embargo el aumento de la seguridad en su flota no logró impedir a Sea Shepherd intervenir de nuevo y, como consecuencia, solo consiguieron cerca del 26% de su cuota, perdiendo otra vez todos los posibles beneficios y endeudándolos todavía más.

La solicitud de un requerimiento judicial contra Sea Shepherd en los tribunales de Estados Unidos también fracasó cuando el juez estadounidense denegó su petición de una orden preliminar y, aunque están apelando el veredicto, sus posibilidades de éxito son escasas.

Están obligando a Sea Shepherd a gastar fondos en honorarios legales sin embargo estos gastos forman parte del plan general de batalla y nuestro éxito en el mar está consiguiendo cada vez más apoyo, permitiéndonos seguir nuestra lucha contra sus actividades furtivas, tanto en el mar como ahora en los tribunales.

Los fondos del tsunami también han sido empleados para hallar estrategias para derrotarnos y una de ellas fue encontrar un incidente de hace una década frente a la costa de Guatemala donde habíamos intervenido con permiso del gobierno de Guatemala una operación costarricense de shark finning. Por aquel entonces los cargos fueron desestimados después de que un tribunal de Costa Rica revisara nuestra documentación y el incidente ha sido visto por cientos de miles de personas en el galardonado documental Sharkwater. Sin embargo, con un poco de persuasión por parte de Japón, Costa Rica decidió revivir el incidente con una acusación de que habíamos rociado agua sobre el barco de shark finning haciendo que perdiera el control y colisionara contra el nuestro. Aun así no hubo heridos y su embarcación no sufrió desperfectos. Difícilmente un delito merecedor de extradición.

Interpol denegó la petición cuando Costa Rica la presentó por primera vez pero cuando aterricé en Alemania el 13 de mayo los alemanes decidieron cursarla y detenerme a pesar de la desestimación. Desde el principio, mis sospechas fueron que era una iniciativa japonesa y, una vez Japón vio que Alemania estaba dispuesta a actuar de forma bilateral con Costa Rica, recurrió a ella con su petición de extradición. Cuando una fuente fidedigna dentro del Ministerio de Justicia alemán me alertó de que los alemanes me arrestarían al día siguiente cuando me presentara en la comisaría de policía de Frankfurt, supe que una vez enviado a Japón no podría abandonar el país durante mucho tiempo. Por lo tanto tomé la decisión de salir de Alemania.

Esta fuente alemana también me entregó una copia de la petición japonesa y de todo el caso de Japón en base a las acusaciones de Peter Bethune contra mí persona.

Este fue el segundo incidente imprevisto.

Durante la Operación Waltzing Matilda (2009-2010), el Ady Gil, capitaneado por Pete Bethune, fue embestido deliberadamente y partido por la mitad por el Shonan Maru No.2. Pete Bethune decidió abordar el Shonan Maru No.2 para enfrentarse al capitán japonés. En uno de los episodios de Whale Wars, aconsejo a Bethune que no aborde el buque. Su respuesta fue que era lo que necesitaba hacer, que el barco era suyo y que tenía derecho a pedir que el capitán japonés respondiera por su destrucción. Bethune dijo que asumiría toda la responsabilidad de sus acciones y que por lo tanto abordaría el barco con su propia moto acuática y ayudado por su propia tripulación.

Bethune fue llevado a Japón y, en lugar de asumir toda la responsabilidad por la decisión que había tomado, me acusó de haberle ordenado abordar el Shonan Maru No2. Fue un acuerdo alcanzado con el fiscal a cambio de una condena condicional. Nuestro equipo jurídico ha documentado la prueba de este acuerdo.

Mis detractores pueden decir lo que quieran pero creo que cualquier revisión objetiva de los hechos dentro del contexto de nuestra historia demostrará que estas demandas para mi extradición están motivadas políticamente y que no se basan en una adecuada investigación judicial. Todo lo ocurrido durante el incidente en Costa Rica fue documentado por el cineasta independiente Rob Stewart para la realización de la película Sharkwater. Los hechos acontecidos en referencia a las operaciones balleneras en el Santuario de Ballenas del Océano Antártico fueron documentados para el programa Whale Wars de Animal Planet y en la película At the Edge of the World. La Sea Shepherd Conservation Society opera abierta y legítimamente. Todo lo que hacemos está documentado.

Para aquellos detractores que dicen que si no tengo nada que ocultar debería entregarme a Costa Rica o a Japón, solo puedo decirles que sería una opción si se me diera la oportunidad de un juicio justo e imparcial. No creo que ninguno de los dos países me proporcione un juicio justo e imparcial y, aun de ser absuelto por un tribunal de Costa Rica, luego me enviarían a Japón. Japón no está buscando justicia, está buscando venganza.

Lo que tenemos aquí es a un capitán japonés que ha destruido completamente un barco de 1,5 millones de dólares, herido a un camarógrafo y que casi mata a seis tripulantes. La tripulación fue reclutada por Pete Bethune para ayudarle con su barco, el Ady Gil, y no eran tripulantes de Sea Shepherd, sin embargo Sea Shepherd siguió trabajando con ellos para intentar detener a los balleneros japoneses y los rescató cuando su barco fue embestido y destruido. Señalar que Pete Bethune tampoco era un capitán de Sea Shepherd, en realidad, no tengo duda de que la colisión se hubiera evitado si ese día hubiera estado un capitán de Sea Shepherd al mando del Ady Gil. Pero no fue así y se produjo la colisión y sin embargo el capitán del Shonan Maru No2 no ha sido sometido a interrogatorio en relación a este incidente, en contraste con los cargos contra mí, que ni siquiera implican actividades realizadas por mí, sino basados únicamente en las acusaciones de un hombre que llegó a un acuerdo con los japoneses a cambio de una condena condicional.

Con respecto a Costa Rica, los tribunales vieron las pruebas, interrogaron a los testigos y a mí y me entregaron el despacho de aduanas para salir de Costa Rica. Luego revivió los cargos una década más tarde en el mismo momento en que tenía lugar una reunión entre la Presidenta Chinchilla de Costa Rica y el Primer Ministro de Japón.

Tampoco han sido investigados otros incidentes cometidos por Japón, incluyendo la embestida de uno de sus buques arponeros al Bob Barker y las colisiones de los buques arponeros contra el Steve Irwin cuando los balleneros intentaban impedir que el buque de Sea Shepherd bloqueara la rampa de popa del Nisshin Maru.

En mí caso, tengo que sopesar el mejor curso de acción dentro del contexto de toda nuestra estrategia global para defender y proteger el Santuario de Ballenas del Océano Antártico. Si me entrego a Japón y/o a Costa Rica no estaré en una posición de mando directo para intervenir contra los furtivos balleneros japoneses en aguas antárticas. Puedo coordinar la campaña desde una base en tierra o a bordo de un buque pero no como prisionero de los japoneses. La Operación Tolerancia Cero debe ser mi preocupación principal y es esa dirección la que he decidido tomar. Si me detienen antes, la campaña seguirá bajo instrucciones dadas a través de la cadena de mando. Después de la campaña, si siguen pendientes los asuntos jurídicos, los abordaré directamente en el momento que yo elija con asesoramiento de nuestro equipo jurídico.

Otra información incorrecta que circula es que soy un fugitivo de la justicia. No lo soy y nadie está cometiendo un delito por trabajar conmigo o ayudándome. Es un caso complicado pero no estoy buscado fuera de Japón, Costa Rica y Alemania. No hay ninguna orden de detención fuera de estos tres países y, con respecto a Alemania, no he infringido ninguna ley alemana. Omitir la fianza no es un delito en Alemania, independientemente de la acusación que fue la causa del arresto.

En estos momentos estoy en un lugar donde la notificación "roja" de Interpol no puede afectarme y donde nuestro equipo jurídico está trabajando con el objetivo de que Interpol desestime las órdenes locales de detención de Costa Rica y Japón demostrando que están motivadas políticamente. Creo que cualquier revisión imparcial de la prueba me exculpará y es mejor que esta prueba sea revisada con imparcialidad en lugar de dejarme a merced de los tribunales donde ya ha sido dictado un veredicto.

Desde el comienzo de esta campaña sabía que enfrentarse a los cazadores furtivos japoneses en el Océano Antártico implicaba riesgos extremos. Además de operar en el entorno marino más hostil del planeta, sabíamos también que nos estábamos enfrentando a una de las naciones más ricas y poderosas del mundo. Pese a ello, cada año nos hemos hecho más fuertes y la flota ballenera se ha debilitado más. Y lo más importante, nuestros esfuerzos para defender a las ballenas, para salvar sus vidas, han aumentado drásticamente hasta el punto que los japoneses no han logrado durante dos años consecutivos matar a más del 70% de sus víctimas ya no indefensas.

Así que llegamos al momento decisivo y la razón por la que llamamos a esta operación Tolerancia Cero. Nuestro objetivo este año es lograr cero muertes y haremos todo lo que esté a nuestro alcance para hacer realidad ese objetivo. Se espera que los japoneses harán lo que sea para detenernos y una de sus tácticas es eliminarme como líder de esta campaña. Pueden o no hacerlo, pero en cualquier caso no pueden detener la pasión de mis oficiales y de mi tripulación, que se mantendrán firmes conmigo o, de ser necesario, sin mí. Pero se mantendrán firmes y nuestros barcos se enfrentarán de nuevo a estos implacables asesinos en alta mar para proteger a los amables gigantes de sus despiadados arpones.

Si me detienen y soy crucificado políticamente antes de esta campaña, todo lo que puedo decir es que esa siempre ha sido una posibilidad para mí y que los japoneses descubrirán que no soy tan sumiso y desprevenido como su anterior prisionero. La pérdida de mi libertad personal o incluso de mi vida será un precio justo por haber logrado el objetivo de conseguir la seguridad del Santuario de Ballenas del Océano Antártico. Y con o sin mí, ese objetivo se cumplirá porque tenemos algo que los balleneros japoneses no tendrán nunca, un respeto absolutamente apasionado por la vida y por mantener la integridad del Santuario. Ellos están motivados por la codicia. Nosotros estamos motivados por el amor, y el amor y el respeto por la vida triunfará siempre por encima de la codicia y la muerte.

A todos nuestros seguidores de todo el mundo, gracias. Vuestro apoyo nos da los medios para seguir adelante, hacia donde necesitamos ir para luchar esta batalla. Gracias también a nuestro equipo de Guardianes de la Cala que han empezado sus seis meses en Taiji, Japón, para defender a los delfines. Gracias a nuestro equipo en África defendiendo a los lobos marinos, a nuestro equipo en Galápagos defendiendo a aquellas islas encantadas, a nuestra tripulación en el Mediterráneo defendiendo al atún rojo en peligro de extinción, a nuestras tripulaciones en el Pacífico Sur defendiendo a los tiburones y los arrecifes coralinos y a todos aquellos guerreros Sea Shepherd que inician recaudaciones de fondos y campañas de concienciación y activismo para las especies oceánicas de todo el mundo.

Me honra trabajar con cada uno de vosotros. Juntos somos una fuerza que ha demostrado y seguirá demostrando que puede marcar la diferencia y que no importan los obstáculos o lo imposible que sea la misión, no daremos un paso atrás. Martin Sheen me dijo una vez que cuando alguien le tiraba en cara que apoya causas perdidas que "las causas perdidas son las únicas causas por las que vale la pena luchar." A Martin, a toda nuestra tripulación y a mí nos une esta opinión de que lo imposible puede hacerse posible. La pasión, el coraje, la imaginación y la iniciativa de mi increíble tripulación ganarán esta lucha por las ballenas y los océanos.

Estoy orgulloso de todos ellos y muy honrado de haber servido a esta causa para proteger nuestros océanos, porque la más básica de las verdades es esta: Si los océanos mueren, morimos nosotros. Tan simple como eso y por lo tanto, en mi opinión, no existe una causa más importante.

 

22 de Julio de 2012


¡Únete a la petición visual!

Para protestar contra la demanda de extradición que pesa contra el Capitán Watson y pedir su liberación, Sea Shepherd pide a sus seguidores en todo el mundo que participen en una Petición Visual Online. Queremos que contestes visualmente a una de las siguientes preguntas: ¿Por qué el Capitán Watson es tan importante para nuestro planeta? o ¿Por qué te importa Sea Shepherd? Por favor, envía tu foto, ilustración, trabajo artístico o cualquier otra imagen en respuesta a alguna de estas preguntas.

http://www.flickr.com/groups/freepaulwatson/

 

 

08 de Junio de 2012


El Capitán Paul Watson, retenido en Alemania, nos pone al día sobre los últimos acontecimientos referentes a la orden de detención de Costa Rica y la crítica situación de los tiburones y de los océanos en todo el mundo.

 

 


Paul Watson ha salido en libertad condicional, pero la presión internacional continúa. Convocatoria frente a las embajadas alemanas, día 23 de mayo:

Donosti: http://on.fb.me/MDnOo6
Las Palmas: http://on.fb.me/KEk0yr
Madrid: http://on.fb.me/KstrRY
Barcelona: http://on.fb.me/J8PfjZ
Alicante: http://on.fb.me/LdPwFM

 


¡El miércoles 23 de mayo es el día S.O.S. – Salva a nuestro Capitán! El próximo lunes, gracias a la presión realizada, el Capitán Paul Watson será puesto en libertad condicional, pero su proceso de extradición sigue en marcha. Desde Sea Shepherd se ha pedido a todos los seguidores de la organización que se concentren el día 23 de mayo, miércoles, de 11:00 a 13:00 frente alas embajadas y consulados alemanes para solicitar la libertad del capitán.

 


Paul Watson lleva más de 31 años luchando por los derechos de los animales, y cuenta en su haber la fundación de organizaciones como Sea Sea Shepherd o Greenpace, y quizás lo que es más importante, simboliza la determinación de un hombre contra los abusos de poderosas organizaciones que esquilman nuestros océanos.

 

Hombres como él son los que cambian el rumbo de la humanidad, abanderando la eterna lucha entre el bien y el mal, entre proteger o exterminar, entre la generosidad o la avaricia. Sus métodos, se basan en el enfrentamiento directo con gobiernos corruptos, pescadores furtivos, mafiosos y contrabandistas, y lógicamente esa beligerancia le ha canjeado innumerables enemigos, a cual más poderoso, que desean que desaparezca, junto a todo su legado.

 

El día 14 de mayo, Paul Watson fue detenido en Alemania por una orden emitida por Costa Rica en 2011. El motivo enfrentarse a los pescadores furtivos de ese país que operaban en las aguas de Guatemala. Este hecho quedo inmortalizado en la película Sharkwater y dejaba al descubierto una mafia de sharkfinning permitida por las autoridades del país. Lógicamente si terminará en sus cárceles se teme se teme por su vida, ya que cuenta con numerosos y despiadados enemigos.

 

La fecha de emisión de la orden de arresto es curiosamente cercana al inicio del procedimiento civil contra Sea Shepherd llevado a cabo por el ICR (Instituto de Investigación de Cetáceos de Japón) en los Estados Unidos. Toda una campaña judicial para intentar eliminar al capitán y a sus exitosas campañas contra los balleneros y pescadores furtivos.

 

Incluso INTERPOL ha publicado un comunicado en su página web dejando claro que no emitirá una notificación roja solicitando el arresto del Capitán Watson porque su Oficina de Asuntos Legales tiene dudas sobre si la petición de Costa Rica está en conformidad con la constitución y normas de INTERPOL.

 

Por este motivo, Planeta Buceo se suma incondicionalmente a la campaña para liberar al capitán: mientras que este arrestado mantendremos este artículo en la parte central de nuestra página y lo iremos actualizando con la información y actuaciones que Sea Sheperd vaya proponiendo para liberarlo.

 

Ahora mismo se está presionando al gobierno alemán para solicitar detener el proceso, algo que el fiscal alemán, de manera inusual, ha dicho que es posible en los casos motivados por motivos políticos. Os dejamos los enlaces donde se puede encontrar la dirección de la ministra alemana y la carta solicitando la libertad del capitán Paul Watson en ingles.

Facebook: https://www.facebook.com/BMJustiz/info
Carta modelo: http://on.fb.me/KLNuMW

 

Contacto con Sea Shepherd España

web: http://www.seashepherd.es

email: Esta dirección electrónica esta protegida contra spambots. Es necesario activar Javascript para visualizarla

 

Ultimo texto del capitán: "En nuestros esfuerzos por defender las vidas de ballenas, delfines, focas, tiburones y peces, nos hemos creado algunos enemigos poderosos, principalmente el gobierno de Japón. No es una coincidencia que la petición de extradición de Costa Rica se emitiera el mismo mes (octubre de 2011) en que se iniciaba la demanda de los balleneros japoneses (ICR) contra Sea Shepherd. La solicitud de extradición hacía referencia a la queja de los pescadores de Costa Rica a los que sorprendí realizando operaciones de pesca furtiva en aguas de Guatemala. En ningún momento se hirió a los pescadores y su embarcación no sufrió ningún daño. El incidente fue grabado ampliamente para el documental Sharkwater. Interpol denegó inicialmente esta orden de extradición y consideró que tenía motivaciones políticas. Así que la cuestión es porqué Alemania tiene en cuenta acusaciones hechas por unos furtivos." - Capitán Paul Watson