Jueves 24 de Mayo de 2012 06:27

Nuevos descubrimientos científicos sobre las ballenas

por  Planeta Buceo
Vota este articulo
(7 votos)

Descubren nuevos sentidos en las ballenas y demuestrán su capacidad para sentir empatía por otras especies.

  

1. Las ballenas son capaces de sentir empatía, sentimiento y pensamiento de orden superior.

Un grupo de investigadores presenciaron a un grupo de ballenas de jorobada intentan evitar el ataque de un grupo orcas sobre una pequeña cría de ballena gris en la Bahía de Monterrey (California, Estados Unidos).

 

La especialista en cognitividad de cetáceos de la Universidad de Atlanta, Dra. Lori Marino, afirmó sobre el evento que “este podría ser un caso de ballenas jorobada intentando ayudar a un miembro de otra especie de cetáceo lo que demuestra que son capaces de compadecerse de miembros de otras especies y tienen motivación para ayudarlos”.

 

Marino detalló que una de las razones para explicar el evento es que tanto las ballenas jorobadas como otras especies de cetáceos tienen células especializadas en el cerebro, llamadas neuronas de Von Economo, que también se encuentran en el cerebro de los humanos, grandes simios y elefantes. Éstas se encuentran en zonas encargadas del comportamiento y permiten una lectura rápida intuitiva de situaciones con mucha carga emocional por lo que su presencia en los cetáceos apoya la idea que estas especies son capaces de empatía, sentimiento y pensamiento de orden superior.

 

2. Descubren un órgano sensorial que les permite detectar a sus presas.

Las ballenas rorcuales disponen de un órgano sensorial que les permite detectar sus presas y coordinar los movimientos de la mandíbula durante los ataques, según un estudio publicado en la revista británica Nature.

 

El órgano descrito en el artículo está situado entre los huesos de la mandíbula y es responsable de la coordinación de varios procesos, como la apertura de la boca durante estas embestidas o la expansión de la garganta hasta su máxima capacidad y está formado por mecanorreceptores (un tipo de receptor sensorial) que comunican al cerebro los cambios en la posición de la mandíbula y de la garganta durante una estocada, y sus componentes no han sido hallados en ningún otro mamífero.

 

"Este descubrimiento nos permite saber más sobre la secuencia evolutiva que permitió a estos mamíferos convertirse en los mayores vertebrados del planeta".

 

3. Ballenas y delfines ajustan y reducen su sentido auditivo para protegerse del exceso ruido.

Investigadores del Departamento de Zoología de la Universidad de Hawái y de la Academia Rusa de Ciencias han descubierto que las ballenas y delfines ajustan y reducen su sentido auditivo para protegerse del exceso ruido cuando anticipan un sonido fuerte.

 

Desde hace tiempo se sabe que los mamíferos marinos emplean sistemas de ecolocalización para desplazarse y cazar, utilizando el rebote de las ondas que emiten para localizar objetos. Para averiguar como ajustan su oído los cetáceos, los expertos realizaron un seguimiento de una falsa orca, también llamada orca negra (Pseudorca crassidens), a la que colocaron un sensor para medir su actividad eléctrica cerebral. Primero hicieron que escuchara un tono neutral y después una secuencia de pulsos de sonido de cinco segundos a 170 decibelios. Transcurrido cierto tiempo, el animal aprendió que el tono neutral de un beep precedía al sonido intenso, por lo que ajustaba su oído de forma tal que minimizaba el efecto del sonido fuerte.

 

Según uno de los autores principales del estudio, Paul Nachtigall, las ballenas pudieron haber desarrollado su sofisticado sentido de ecolocalización para protegerse de sus propios ruidos que pueden sobrepasar los 230 decibeles. Los resultados de este trabajo pueden ayudar a proteger a estos animales en su medio ambiente, señala el experto. "La investigación nos hace más optimistas. Los delfines y ballenas pueden ajustar su sentido auditivo para protegerse si se les advierte adecuadamente. Lo que queremos definir ahora es cómo darles esa advertencia en forma efectiva".