Los tiburones peregrino visitan las costas de Asturias

Vota este articulo
(3 votos)

Aunque los medidos de comunicación han dado la noticia como un suceso excepcional, estos gigantes del océano visitan con regularidad nuestro Mar Cantábrico.

El tiburón peregrino (Cetorhinus maximus) es el segundo pez más grande del mundo, sólo superado por el tiburón ballena, y puede llegar a alcanzar los 12 metros de longitud. Este gigante, de aspecto prehístorico, muestra gran predilección por las aguas más frías y ricas en plancton de las zonas templadas, donde, a menudo, se adentran en las grandes bahías para alimentarse.

 

Los tiburones avistados, cinco exactamente, tenían entre tres y seis metros de longitud, y la presencia de uno de ellos en la playa de la localidad costera de Luanco hizo actuar a las autoridades al más típico estilo Steven Spielberg; desalojando la playa mientras que el ejemplar fue expulsado a alta mar. Una actitud que desde nuestro punto de vista muestra la prepotencia de nuestra especie frente al resto. Sólo hay que pensar que este tiburón es completamente inofensivo y se encontraba en su hábitat; al contrario que nuestra especie que visita un rato la playa, solo por esparcimiento y diversión.

 

Al igual que ocurre en las costas del Reino Unido, donde la presencia de estos tiburones es un atractivo turístico, los Peregrino se acercan a nuestras costas de Junio a principios de Septiembre, en invierno desaparecen y nadie sabe exactamente dónde van. Lo que si sabemos con bastante certeza es que los tiburones avistados eran hembras, ya que se ha demostrado en recientes estudios que el 95% de los tiburones de esta especie que se alimentan en superficie lo son.