Palau, Micronesia

por  Planeta Buceo
Vota este articulo
(7 votos)

Si queremos hacernos una idea del tamaño de la Micronesia hay que pensar que este vasto territorio de agua y pequeñas islas se extiende desde el oeste de Hawai hasta el sur de Japón, o lo que es lo mismo, casi 8 millones de kilómetros cuadrados prácticamente deshabitados.

 

Para explorar una zona tan amplia necesitaríamos más de una vida dedicada al submarinismo, así que no nos quedará más remedio que centrarnos en algunos de sus lugares más destacados. Sin lugar a dudas el archipiélago de Palau es uno de ellos y ofrece al visitante algunos de los paisajes más ídilicos del mundo.

 

Palau cuenta con una superficie de 488 km² y comprenden más de 200 islas de origen volcánico y coralino. Este pequeño país es uno de los menos poblados del planeta, contando con una población aproximada de 19.000 habitantes. Las islas principales del archipiélago son Angaur, Babeldaob, Koror y Peleliu, que se encuentran muy cerca unas de otras en la misma barrera de coral. Alrededor de dos terceras partes de la población vive en Koror y, en su conjunto, el litoral tiene 1.519 km de extensión.  

 


Topográficamente las islas Palau son la cima de una cordillera submarina que nace en la fosa de las Marianas, que es la fosa oceánica más profunda del planeta. La diversidad geológica de esta región y su estratégica situación durante la segunda guerra mundial han dado lugar uno de los sitios con mayores posibilidades para el buceo: en una sola semana podremos disfrutar de idílicos arrecifes, paredes abisales, agujeros azules, cuevas, pecios históricos y un lago con millones de medusas. Además, dado que estas islas están a miles de kilómetros del continente más cercano, son como oasis en medio de un desierto de agua salada, sirviendo de refugio a los grandes animales pelágicos en sus travesías por los Océanos.

 

Koror, la capital y sede del aeropuerto, se halla en el centro en el centro del archipiélago. La mayoría de las bases de buceo están ubicadas aquí y los lugares más famosos para bucear se encuentran a unos 32 kilómetros en barco, en el paso de Ngemelis, que es un enorme canal que atraviesa la principal barrera de arrecifes. Las excursiones diarias que se realizan en este idílico entorno tienen un atractivo especial, ya que para ir a los puntos de inmersión hay que pasar por las famosas Rock Island, consideradas por algunos como las islas más bonitas del Pacífico. 

 

Con esta carta de presentación, Palau se ha convertido en un lugar mítico dentro de los destinos internacionales de buceo. Si quieres conocer más sobre esta isla destino continúa leyendo la crónica de nuestro viaje. Ahora os dejamos con el video que grabamos durante nuestra estancia en el paraíso.

 

 

 

CRÓNICA DEL VIAJE A PALAU

 

Al igual que en Filipinas, Carlos Trabal, gerente de www.buceopalau.com, se encargó de la organización técnica de nuestra estancia y siguiendo sus consejos nos pusimos en manos de Tova y Navot Bornovski, gerentes del centro de buceo Fish 'n Fins.

 

Está pareja de aventureros - la familia al completo recorrió dos veces el mundo en su velero - terminó instalándose en Palau y en la actualidad cuentan con uno de los centros más grandes y mejor organizados del mundo. Además, y quizás lo más importante, estos pioneros del buceo en Palau son unos excelentes anfitriones y amantes de la cultura española, por lo que se muestran encantados de practicar su castellano con los españoles que los visitan.

 

Para alojarse la oferta hostelera es variada y existen posibilidades para casi todos los bolsillos. Nosotros elegimos el Palau Pacific Resort. Este hotel, que el único en Koror que cuenta con playa privada, es algo más caro, pero como sólo íbamos a estar tres noches podíamos permitírnoslo. La elección fue más que acertada, pocas veces se tiene la oportunidad de estar hospedado en un hotel que ha sido galardonado como "2007 Best Dive Resort en Asia" por el World Travel Awards.

 

La logística del buceo es sencilla, a primera hora de la mañana venían a recogernos con un pick up para realizar el transfer del hotel al centro de buceo. Una vez en el centro nos comunicaban el grupo y barco con el que íbamos a realizar nuestras inmersiones. Media hora después estábamos comenzaba la travesía de una hora que lleva a los principales puntos de inmersión de la islas, casi todos cercanos al paso de Ngemesis. El traslado dura una hora aproximadamente que trascurre entre aguas de azul turquesa y bellas islas tropicales, todo un lujo para los sentidos. Primera inmersión y descanso de una hora en alguna playa o laguna paradisiaca. Segunda inmersión y comida en una isla de ensueño. Tercera inmersión y regreso al centro de buceo.

 

Las inmersiones en Palau son fantásticas y se puede disfrutar de arrecifes prístinos y un sin fin de vida marina. Quizás la más mítica de todas ellas sea "Blue Corner", en la isla de Ngemelis. Este promontorio de forma triangular, con la parte superior plana, esta azotado por las fuertes corrientes que proporcionan gran cantidad de nutrientes a toda la fauna marina de la zona, que a su vez atrae a los tiburones. En Palau se practica el buceo con "Hook" o lo que es lo mismo con un "gancho" que te permite fijarte al arrecife para aguantar la corriente con comodidad. Cuanta más corriente más actividad y es entonces cuando desfilan delante de nuestros ojos escuelas de carángidos, barracudas, rayas águila, napoleones, tortugas, fusileros, pargos, peces loro de cabeza jorobada, tiburones punta blanca, punta negra y grises, y así podríamos seguir durante un buen rato. Toda esta fauna aglutinada en pocos metros cuadrados hace que los fotógrafos submarinos puedan disfrutar de su jardín del edén particular.

 

 

Pero las posibilidades de Palau no terminan en sus arrecifes. En Chandelier Cave podemos sumergirnos en un sistema de cavernas que se adentran en la piedra caliza formando varias bóvedas aéreas. Esta inmersión es apta para cualquier nivel aunque es aconsejable no tener claustrofobia, ni miedo a la oscuridad. Al lanzarnos comprobaremos que no hay una buena visibilidad y el agua es de color verdoso, pero todo cambia nada más traspasar el umbral de la gruta. El agua se vuelve algo más fría y transparente como el cristal, permitiéndonos admirar un sin fin de estalactitas que forman un paisaje sobrecogedor. A lo largo de nuestro recorrido podremos ascender a cuatro salas aéreas donde es posible quitarse el regulador y admirar la grandiosidad de estas cuevas. Una vez en la salida, protegidos entre los corales, habita un grupo de pequeños peces mandarín que ponen el colofón a esta fascinante inmersión.

 

 

Palau esconde otra sorpresa, una de esas rarezas que solo se encuentran en los sitios más especiales del planeta. El lago Jellyfish (Ongeim’l Tketau en lengua nativa), tiene 420m de largo y 30 m en su punto más profundo y es el hábitat de millones de medusas (la Mastigia papua y la Aurelia aurita). Como la mayoría de los lagos marinos sólo se puede acceder atravesando una cresta que separa el lago de la laguna circundante, un recorrido donde podremos admirar la selva tropical de las Rock Islands. Las medusas llegaron a este lago salobre a través de un paso natural que lo enlazaba con el mar. Ahora este paso está cerrado, y estas viven sin ningún predador que amenace sus vidas. Se han multiplicado hasta contarse por millones y prácticamente han perdido la capacidad de picar. Una vez en el lago podremos realizar snorkel con las medusas durante una hora. El buceo autónomo está prohibido para no dañar a estos frágiles animales.

 

Para finalizar nuestra estancia en Palau el  último día lo dedicamos a realizar un recorrido en kayak por las Island Rock, quizás la mejor manera de disfrutar de estas bellas islas. Sólo nosotros y un guía. Silencio y la naturaleza en estado puro. Durante el recorrido manglares, instalaciones de la segunda guerra mundial, cuevas y un agua verde esmeralda que invita al baño a cada momento.

kayak

Durante nuestra corta estancia en Palau descubrimos un pueblo que respeta el mar y a sus habitantes. Gracias a su legado pudimos disfrutar de unos arrecifes llenos de color y vida. Todo un ejemplo de cómo aprovechar los recursos de la naturaleza sin destruirla y garantizar el futuro de las próximas generaciones. Hasta el próximo viaje...

 

 


Os dejamos información de interés para que podáis organizar vuestro viaje. Si tenéis alguna duda o pregunta, podéis utilizar los comentarios o el foro e intentaremos resolverla entre todos.

 

Informacion adicional

  • Clima:
    Palau disfruta de un clima tropical todo el año con un una temperatura promedio anual de 27 °C y lluvias frecuentes. Los tifones son muy raros pues el país está fuera de su zona de influencia.
  • Idioma: Las lenguas oficiales son el palauano e inglés (hablado también en ciertos lugares de Guam).
  • Temperatura agua:
    El promedio es de 30º C. Con un 3mm es más que suficiente, e incluso hay quien bucea con bañador y camiseta.
  • Moneda: El dólar americano, la mayoría de los establecimientos aceptan tarjetas de crédito.
  • Mejor temporada:
    Se puede bucear durante todo el año.
  • Visibilidad:
    Excelente, pudiendo llegar a los 40 metros en las barreras exteriores. Durante la bajamar el agua turbia de las lagunas reduce la visibilidad hasta 15 metros.
  • Electricidad: La electricidad son 110 voltios, enchufe plano.
  • Nivel de buceo:
    En Palau existen puntos de buceo adaptados a cualquier nivel, aunque es aconsejable tener un nivel avanzado y conocer las técnicas de buceo en corriente, tanto a la deriva como con Hook.
  • Como llegar:
    Vuelos Madrid - Manila (Filipinas) - Koror (Palau).
  • Documentación :
    Pasaporte con validez de 6 meses.
  • Direcciones de interés: