Kho Similan. Tailandia

por  Planeta Buceo
Vota este articulo
(3 votos)

Las Similan son nueve islas graníticas situadas en el Mar de Andamán rodeadas de agua azul turquesa y playas de arena sorprendentemente blancas. El parque natural que conforma este archipiélago está considerado como uno de los principales destinos del submarinismo en Asia.

 

El principal de acceso a los parques nacionales de Koh Similan, Koh Surin y Koh Lanta es Phuket. Esta isla es un gran centro turístico y dispone de una amplia gama de alojamientos para todos los bolsillos: desde hoteles de lujo a simples cabañas en la playa.

 

Desde Phuket también se puede acceder a Koh Phi Phi y sus islas vecinas que se hicieron famosas gracias a la película “La playa” protagonizada por Leonardo Di Caprio. A partir de ese momento la afluencia de visitantes y la construcción de numerosos complejos han restado parte de su encanto a este fascinante lugar, aunque todavía ofrecen una variedad de arrecifes poco profundos pináculos y cavernas, además de interesantes caídas de caliza, que descienden a las profundidades y están adornadas con estrellas de mar plumosas, gorgonias y esponjas barril.

 

El parque nacional de Koh Similan cuenta con una extensión de 128 km. cuadrados y está formado por nueve islas de granito que se encuentran situadas a unos 90 km. de las costas de Phuket. La topografía de las islas es sorprendente, sus orillas orientales forman bellas playas de arena blanca mientras que en el lado opuesto la costa está formada por grandes rocas irregulares que recuerdan a otras míticas islas del Indico, Las Seychelles.

Al igual que en tierra, los fondos de las costas a sotavento generalmente abarcan arrecifes costeros y barreras que descienden hasta fondos de blanca arena. Por desgracia, debido al calentamiento del agua, los corales duros que formaban estos arrecifes se encuentran seriamente dañados o destruidos, no siendo un lugar especialmente gratificante para la práctica del submarinismo. En el lado opuesto, las orillas occidentales presentan rocas gigantescas que desciendes hasta 40 metros o más, formando numerosos huecos y pasadizos que dan a estas inmersiones un halo de misterio, aquí prevalecen los corales blandos y grandes gorgonias que se muestran más resistentes al calentamiento del agua y por tanto gozan de buena salud.

 

Situado a unos 50 km. al nordeste de las Similan se encuentra el parque nacional de Koh Surin formado por cinco islas graníticas cubiertas de una selva espectacular. Entre las islas Surin y Similan están dos de los puntos de buceo más espectaculares de Tailandia: Ko Bon y Rechelieu Rock. El primero es el principal punto de buceo para observar manta rayas en Tailandia, más del 80% de los avistamientos de esta especie se producen en sus aguas; y el segundo, es sin lugar a dudas la mejor inmersión del país y consiste en un gran pináculo sumergido, rodeado de varios más pequeños, que actúa como un imán para pelágicos como jureles, pargos, atunes, barracudas. Además, en los meses de abril y junio, cuando el agua es más caliente y se produce la proliferación del plancton, es posible avistar al majestuoso tiburón ballena.

 

Si queréis conocer más información sobre este destino, podéis leer la crónica del viaje. Ahora os dejamos el video que grabamos durante nuestro viaje. Esperamos que os guste.

 

 

 

 

CRÓNICA DEL VIAJE A LAS ISLAS SIMILAN

 

Tailandia es un país bien comunicado con Europa y España no es una excepción. Desde Madrid tenemos vuelos directos 3 días a la semana y existen innumerables vuelos internos que realizan la conexión Bangkok- Phuket. Así que en unas 15 horas nos podemos encontrar en el epicentro del buceo en Tailandia.

 

La opción que elegimos para visitar las islas fue realizar un crucero vida a bordo. Una vez comparados los comparados los precios de varios operadores decidimos contratar el barco que comercializa Khao Lak Explorer Dive Center. El "The Nangmacha” es un barco amplio que cuenta con capacidad para 25 buceadores. No tiene muchos lujos, pero resulto ser una elección acertada si tenemos en cuenta la relación calidad-precio que disfrutamos. Además la organización del crucero era fantástica: podíamos embarcar cualquier día de la semana, elegir la duración del viaje, el idioma del divemaster, alquilar el equipo de buceo sin coste y nos prestaron el ordenador y una linterna.

 

Si os estáis preguntando cuánto puede costar un viaje así, aquí tenéis la respuesta:

• Vuelos hasta Phuket con Tai Airwais 750 incluidas tasas. (Ida y vuelta)

• Vida a bordo todo incluido 6d/5n (22 inmersiones) 570 euros.

• 3 Noches de Hotel en Khao Lak con aire acondicionado, 20 euros por noche en habitación doble.

Inmersiones en las Similan

Khao Lak es un pequeño pueblo volcado en el buceo bastante más tranquilo que Phuket y más cercano a las Similan que este último, por lo que en la actualidad mucho de los buceadores que van a realizar un crucero por el mar de Andaman eligen como base de operaciones esta localidad.

 

Después de pasar nuestra primera noche en Khao Lak, nos recogieron para incorporarnos en el itinerario del crucero. Nuestro primer destino fue Kho Bon, una pequeña isla situada entre el archipiélago de las islas Similan y las islas Surin. Este lugar está considerado el mejor sitio de Tailandia para tener encuentros con Manta Rayas, así que teníamos puestas todas nuestras ilusiones en comenzar nuestro viaje buceando con estos bellos animales. El pronóstico se cumplió y en nuestra segunda inmersión, cuando menos lo esperábamos, vimos la sombra de un gigantesco animal que planeaba por encima del arrecife. La manta nos permitió acercarnos y disfrutar de su presencia mientras relajadamente se dejaba limpiar por un nutrido grupo de pequeños lábridos.

 

Ya por la tarde y con un buen sabor de boca partimos para realizar la última inmersión del día en la isla de Tachai. Cuando llegamos al punto de inmersión “Taichi Pinnacle” nos encontramos con grandes olas y bastante corriente, así que se complicó bastante entrar y salir del agua y sólo pudimos explorar una pequeña parte del pináculo sumergido. La zona más protegida de la fuerte corriente.

 

A la mañana siguiente repetimos inmersión. Ahora sí, con mejores condiciones y menos corriente. El punto está repleto de grandes rocas adornadas de exuberantes corales blandos que proporcionan refugio a una gran variedad de peces e invertebrados. En el azul grupos de fusileros y grandes bancos de barracudas descansan frente a la corriente y a unos 20 metros dos bellos tiburones leopardo descansa en el fondo. Cuando llegamos comienzas a nadar pero cerca de nosotros lo que nos permite filmarlos y fotografiarlos durante un buen rato. Sin lugar a dudas una inmersión más que recomendable.

 

Nuestro siguiente destino era Richelieu Rock, y aunque comenzamos la travesía hacía el punto de buceo las condiciones del mar nos obligaron a regresar a Kho Bon. Después de la experiencia del día anterior saltamos al agua con toda la ilusión del mundo y el pronóstico se cumplió: dos enormes mantas deambulaban de un lado a otro del arrecife cruzándose con nosotros cada pocos minutos. En esta ocasión lo sorprendente era el tamaño y color de una de las mantas que tenía cerca de seis metros y era negra como la noche.

 

Los siguientes tres días transcurrieron en las islas Similan y nada más llegar pudimos comprobar la belleza del lugar. Grandes rocas, playas de arena blanca y la selva se entremezclan en medio del océano, creando un paisaje de postal. En principio un lugar idílico para practicar el buceo, aunque rápidamente nos dimos cuenta de que nuestra visita a las Similan nos iba a dejar un sabor agridulce.

El motivo es que en la costa oriental de las islas, donde antes existían preciosos arrecifes de barrera, ahora sólo queda un yermo cementerio de coral. La estructura del arrecife estaba intacta y los corales no están todavía rotos, pero están completamente muertos. Para que os hagáis una idea  es algo similar a ver un bosque quemado, los árboles están ahí, pero todo se ha vuelto de color gris ceniza. Por lo que nos contaron, no hace mucho tiempo murieron todos los corales debido al calentamiento del agua. En otros viajes ya habíamos visto zonas de un arrecife muertas, pero era la primera vez que veíamos todos los corales duros de un arrecife en ese estado. Una visión muy triste para un buzo.

Por el contrario en la costa occidental, se encuentran las inmersiones más famosas de las Similan y se caracterizan por fondos con gigantescas rocas de granito azotadas bañadas por corrientes que favorecen la proliferación de vida, como por ejemplo de los resistentes corales blandos que abundan en estos lugares. Una de estas inmersiones es Elephant Head. Aquí el paisajeno había perdido un ápice de belleza y la fauna es abundante y variada, especialmente la más pequeña y singular: peces ángel, mariposa, cirujanos, loro, ballestas, murciélago, escorpión, pipa fantasma, bancos de peces cristal, fusileros, carángidos y un sinfín pequeños crustáceos y gambitas. Un día antes de nuestra visita a este punto de inmersión se vio un tiburón ballena en la zona.

 

A modo de curiosidad contaros que durante la mayoría de nuestras inmersiones ocurría un hecho sorprendente que nuestro divemaster denominaba como “el monstruo verde”. El fenómeno en cuestión era un gigantesca termoclina de color verde que reducía drásticamente la visibilidad y bajaba la temperatura del agua hasta hacerla difícil de soportar con nuestros ligeros trajes de buceo. Aparecía de manera inesperada y a veces nos acompañaba durante gran parte de la inmersión o desaparecía igual que había llegado.

 

Nuestro viaje tocaba a su fin y como no pudimos visitar Richelieu Rock el día previsto contratamos una de las salidas diarias que se realizan en barco rápido hasta el famoso punto de buceo. Tanto durante la travesía como en el fondeo los barcos no gozan de ninguna protección y si el mar no está en calma ir pensando que el viaje será movidito como mínimo. Una vez en el sitio es posible encontrar grandes olas y corriente, siendo una incógnita hasta que estemos allí su tamaño y fuerza, respectivamente.

 

En nuestro caso las condiciones eran bastante duras aunque bien es cierto que el esfuerzo merece la pena; una vez que conseguimos sumergirnos, el espectáculo es fantástico. Richelieu Rock son varios pináculos submarinos, que pueden llegar a emerger del agua cuando la marea es baja, tapizados de corales blandos y grupos de anémonas. Durante el descenso es difícil mantener la atención centrada en un solo lugar. Delante de nuestros ojos se desarrolla una actividad frenética y miles de peces nadan de un lado a otro  intentando huir de sus depredadores. Si decidimos investigar entre las corales podremos observar peces pipa fantasma, caballitos de mar, peces escorpión y un sinfín de pequeñas criaturas que buscan refugio en cada oquedad. No tuvimos suerte con los tiburones ballena, que antaño estaban prácticamente garantizados en este punto de buceo. Si queremos tener el mayor número de posibilidades de encontrarlos es mejor visitar esta zona entre abril y mayo, cuando el agua sube de temperatura y abunda el plancton.

 

Una vez finalizadas nuestras inmersiones llego el momento de valorar nuestra experiencia en Tailandia. Sin lugar a dudas este país es un lugar fántastico que merece ser visitado, aunque es fácil adivinar que hubo tiempos mejores para estos arrecifes. En la actualidad, al igual que otros lugares del mundo, sus ecosistemas se encuentran en peligro y su futuro es incierto. Solo cabe esperar que su pueblo encuentre las soluciones adecuadas a sus problemas y mantengan intacto su patrimonio para futuras generaciones.

 

 

 

Informacion adicional

  • Clima:
    Dominado por los monzones del nordeste y el sudoeste en el sur de Tailandia. De Mayo a Octubre, el monzón del Sudoeste lleva al mar de Andamán lluvias intensas y vientos fuertes, estando cerrada está zona al buceo. Las temperaturas varían entre los 21 y 34 grados centígrados.
  • Idioma: Tailandés. En los centros de buceo se habla inglés y los principales idiomas europeos, incluyendo el castellano.
  • Temperatura agua:
    Medias entre 27 y 31 grados centígrados. Los más calurosos pueden bucear con bermudas y camiseta de licra.
    .
  • Moneda: La unidad monetaria de Tailandia es el Bath. Aceptan dólares, euros y tarjetas de crédito.
  • Mejor temporada:
    La época de buceo en el mar de Andaman es de Noviembre hasta Abril. El mes de marzo y abril es cuando las temperaturas del agua son más altas y se produce mayor proliferación de plancton, por lo que hay más posibilidades de ver pelágicos como las mantas y el tiburón ballena.
  • Visibilidad:
    Variable de 5 a 30 metros.
  • Electricidad: 220 V, 50 Hz
  • Nivel de buceo:
    Los arrecifes costeros comienzan a 5 metros. Las caídas de gránito pueden descender hasta los 100 metros o más. En principio el buceo es apto para todos los niveles, pero en algunas inmersiones podemos encontrar fuertes corrientes.
  • Como llegar:
    Vuelos directos con Tai Airways a Bangkok tres días a la semana. Numerosos vuelos internos a Phuket.
  • Documentación :

    Pasaporte
    Tiene que ser válido seis meses más allá de la estancia prevista en Tailandia.

    Impuestos
    Prácticamente todos los viajeros pueden permanecer en Tailandia durante 30 días sin visado.

  • Direcciones de interés:
    CONSEJOS VARIOS EN TU VIAJE A TAILANDIA http://www.viajeportailandia.com/
Planeta Buceo

Ultimos articulos de Planeta Buceo

Temas relacionados (por etiqueta)

ir arriba