Miércoles 29 de Febrero de 2012 11:33

La sopa de aleta de tiburón nociva para el hombre

por  Planeta Buceo
Vota este articulo
(2 votos)

El consumo de sopa de aleta de tiburón es una mala idea, no sólo debido a la disminución del número de tiburones, sino por los daños cerebrales que pueden producirse por su consumo.

Prestar mucha atención porque no sólo los orientales comen tiburón, sino que su carne es el principal ingrediente de recetas muy populares en algunas comunidades autónomas de nuestro país. Las especies de más consumo son el marrajo -Isurus oxyrinchus-, el cazón -Galeorhius galeus-, el cailón -Lamma nasus- y el tiburón gris o cañabota -Hexanchus griseus-.

 

Y es que "un nuevo estudio ha encontrado altas concentraciones de BMAA en las aletas de tiburón, una neurotoxina relacionada con las enfermedades neurodegenerativas en humanos, incluyendo el Alzheimer y la enfermedad de Lou Gehrig (ALS)", informa sunnewsnetwork.ca. Los pacientes con estas enfermedades tenían niveles muy altos de BMAA - hasta 256 nanogramos por miligramo - en sus cerebros. Las aletas de tiburón contienen entre 144 y 1836 ng / mg de esta neurotoxina.

 

La amenaza proviene no sólo de comer la sopa, sino también de tomar suplementos que contienen grasa de tiburón. Esto ha sido confirmado en las pruebas a 7 especies de tiburones que viven en las costas de Florida.

 

Aproximadamente 70 millones de tiburones son asesinados para el consumo por año: "Como resultado, muchas especies de tiburón están a punto de extinguirse. Debido a que los tiburones desempeñan un papel fundamental para mantener el equilibrio en los océanos, el consumo de sopa de aleta de tiburón se ha convertido en un riesgo para el medio ambiente marino. Nuestro estudio sugiere que posiblemente sea perjudicial para las personas que están consumiendo demasiado ", dijo el co-autor Dr. Neil Hammerschlag.

 

Por si esto fuera poco, recientes estudios confirman que las aletas de tiburón así como otros productos procedentes de los escualos contienen cantidades muy elevadas de mercurio que en muchos casos superan ampliamente las cantidades permitidas para el consumo humano. Los tiburones, debido a estar situados en la cúspide de la cadena trófica marina y a que son nadadores activos que a lo largo de su vida filtran millones de litros de agua a través de sus branquias, acumulan en sus organismos cantidades de mercurio y otros metales pesados muy superiores a la de otros peces pelágicos.

 

El mercurio es un metal pesado muy tóxico que se acumula en los organismos vivos y que no se elimina de forma natural. De hecho en los Estados Unidos y otros países está totalmente contraindicado el consumo de aleta de tiburón en niños y mujeres embarazadas por el riesgo de las malformaciones en el feto que comportan las elevadas cantidades de mercurio presentes en dichos productos.

 

Fuentes: Tiburonpedia, Earth Island Institute Philippines y Eroski Consumer

www.000webhost.com